2000 km a través de uno de los países más grandes del mundo

Esta fue la segunda gira de conferencias por Brasil

Todavía está muy oscuro en Porto Alegre. A las cuatro me encuentro con Markus Steiger en el coche. Ambos decimos otra oración. Entonces, el mando a distancia abre la gran puerta. Tenemos cuidado, especialmente por la noche. A menos de 500 metros más arriba, la mafia de la droga manda. Conduzco por las calles vacías de la metrópoli en dirección al aeropuerto. Atrás quedan dos semanas interesantes. Miro hacia atrás con gratitud.

Ruth Doege de Jaraguá do Sul

Ruth Doege, de Jaraguá do Sul, contribuyó a la preparación de esta gira. Markus Steiger, Brigitte Klemz y Claus Hinze, de la lejana Alemania, ayudaron diligentemente con los contactos. 17 conferencias y entrevistas en los tres estados más meridionales de Brasil. Como es habitual, hice las presentaciones ante alumnos, estudiantes, empresarios y, por supuesto, ante muchos cristianos de las congregaciones eclesiásticas. Más de 1.200 oyentes vivieron las conferencias en directo. 300 libros sobre la historia de Diospi Suyana están ahora en muchos estantes brasileños y es de esperar que pronto se lean. En octubre, una revista (10.000 suscripciones) dedicará una página al tema y se difundirá una entrevista de 90 minutos en forma de podcast a través de diversos medios sociales.

Viernes, 30 de septiembre: Una pareja brasileña me invitó a comer. Los dos no sólo son adorables, sino también personas muy inteligentes. El entretenimiento es tan bueno como la deliciosa comida cocinada por Ana Paula Lima. Enseguida nos damos cuenta de que tenemos mucho en común como cristianos.

Daniel Lima me muestra uno de sus trabajos en madera. Es la tumba vacía de Jesús. La piedra ha rodado a un lado. La única esperanza que conozco y la base de Diospi Suyana.

Pastor Daniel y Ana Paula Lima

Mis maletas están hechas. Estoy trabajando en la página web cuando llaman a la puerta de mi habitación de invitados a última hora de la tarde. Les deseamos a Daniel y Ana un buen viaje de vuelta a Perú. Me ponen otra bolsa de regalo en la mano, que acepto con gratitud. Cuando vacíe mi maleta en Curahuasi por la noche, quiero saber qué han preparado los Limas para mí. Me daron la tumba vacía de Jesús. Debe haber estado en su salón durante años, ahora decora el aparador de nuestra casa.

En todos los lugares del mundo donde la gente se arrodilla ante la cruz de Cristo y se alegra de su resurrección, la fe arde con fuerza. Y este resplandor no sólo despierta sentimientos sentimentales, sino que incluso construye “milagrosamente” hospitales y escuelas modernas. /KDJ

Click to access the login or register cheese