Corazones más anchos que la Pampa Argentina

Nuevamente todo a última hora. Después de una conferencia a 150 km al sur de Sydney manejo por carreteras llenas regresando a la metrópolis de 5 millones de habitantes y estoy contra el tiempo. El peruano Ronny Marin tiene planificado recogerme a las 5.30 pm donde la familia Welch. Cuando finalmente logramos salir, eran ya un poco más de las 6 pm y el navegador mostraba que faltaban 40 km hasta el destino deseado. Tuvimos que pasar como 70 minutos por un tráfico horrible para poder llegar a las afueras de Parramatta. Las probabilidades de llegar puntual a la Iglesia „South American Church” eran casi igual a “0”. “¡No se preocupe, Dr. John.“, trataba de calmarme Ronny, „ya le mandé un mensaje por Whatsapp al pastor Bruno Meister . ¡Ya sabe que llegamos tarde! ¡Qué alivio!“

Casi 60 latinos de Perú, Argentina, Colombia, Uruguay, Nicaragua y Brasil estaban congregados. Había mucho ruido. Todos se alegraron de que llegamos. Podemos empezar.

Por una hora y media les cuento a mis oyentes, que definitivamente no pertenecían a la capa alta de Sydney, sobre lo que surgió en Perú por poner la confianza en Dios. Todos escuchan atentamente y se alegran cuando levanto mi mano mostrando mi pasaporte peruano. Soy uno de ellos.

Yo le aseguré al pastor Bruno Meister que no estoy en plan de recaudar donaciones sino como mensajero de la fe. “Dios se ocupa de las finanzas”, le expliqué. “Muy bien, Dr. John,” responde el argentino, “pero nosotros también tenemos la necesidad de ayudar. ¡Levantaremos de todas maneras una ofrenda!“ La conferencia terminó, ningún ojo quedó seco. El pastor Meister estaba igual de impresionado que todos los demás en ese lugar. “Quien desee, puede donar algo. ¡Todo es voluntario!”, menciona breve y objetivamente. Estoy contento. No se trató de llegar a las emociones, no fue un llamado para donar lleno de fuego. Además, los latinos que estaban ahí igual tienen que ver como hacer con su economía para que alcance.

El último amén ya está dicho, le doy la mano a mucha gente y me dejo hacer todos los selfies habidos y por haber. Se vendió 30 libros a mis oyentes. Mucha gente de distintos países me abraza y me desea mucha bendición de Dios para el futuro.

“1360,60 dólares australianos”, grita álguien al micro. Estoy desconcertado. Con casi un poco más de 300 soles que están en la canastita de los libros, contribuyó cada uno de los 60 visitantes en promedio con 28 dólares de su monedero. El presupuesto de los latinos no es grande, pero hoy sus corazones fueron muy grandes. Ellos vieron hoy en la presentación a Dios en acción y ninguno de ellos quiere ser mezquino.

“¿Por qué es Usted cristiano?”, le pregunto a un hombre de apróx. 60 años que estaba parado a mi costado. El latinoamericano sonríe. “¿De veras quiere escuchar mi historia?“ Y empieza a contar de su carrera como adicto a la heroína y comerciante de drogas. Me contaba sobre sus estaciones camino a la perdición. Me cuenta del espiral hacia abajo que miles tienen que vivir en los Slums de las ciudades grandes de Sudamérica. “¡Hasta que de pronto conocí a cristianos y Dios me sanó. Eso fue hace 20 años!” Como me hubiera gustado tener más tiempo para poder escribir sobre su historia en nuestra página web.

Cada persona en la sala de la iglesia me hubiera podido contar sobre su historia. Una historia más emocionante que la otra. Pero tengo que irme. Enciendo el auto. El reflejo de una Iglesia de Latinos donde Dios está obrando tan igual como en Perú o en Alemania o mejor dicho – por todo el mundo. /KDJ

Foto: Pastor Bruno Meister: „Increíble, ¿qué más se puede decir?“

Sr. Arieh Rohrstock, Jefe de Gilat Perú, cumplió su palabra

Desde hoy Diospi Suyana dispone de Internet de Banda Ancha en el área de Centro de Medios. Esto nos permite tener un acceso a la red con una velocidad de 20 Mbit/s. Ya hace tres años que esta empresa de Israel quería apoyar a Diospi Suyana. Después el desmontaje de Internet de Banda Ancha fue todo un circuito de impedimentos.Finalmente el 18 de julio el Jefe de Estado Peruano bautizó el nuevo sistema en la región de Apurímac. Y al instante actuó Gilat para respaldando con todo nuestro trabajo de Centro de Medios en Curahuasi. El Ing. Alex Luyo Castañeda (arriba a la derecha) viajó desde Lima y se ocupó de los últimos problemas técnicos. Doris Manco, la directora de la Radio-Televisión Diospi-Suyana, y Benjamín Azuero, el jefe de nuestra Área de Sistemas, miran a la cámara muy agradecidos después de un acto así.

Un problema menos. Ahora nos concentraremos en el siguiente desafío, esta vez se trata de un mejoramiento de nuestra conexión de internet en el Hospital. Un agradecimiento de corazón a Arieh Rohrstock y a su familia. Shalom!

Foto: Down- y Upload casi tan rápido como el rayo.

Una entrevista para todo un continente

Martes, 13 de agosto a las 10:30 de la mañana. La entrevista empieza puntual. El locutor de radio Neil Johnson está bien preparado. Con sus preguntas me va guiando a través de su programa. En la segunda mitad llaman oyentes de la Costa Este y Oeste de Australia. Ahora ellos deciden el curso siguiente del programa.

La conversación sobre el tema “Diospi Suyana” se pasó en vivo por 700 estaciones radiales en toda Australia y en el Océano Austral. Día a día se conectan cientos de milles de australianos a “Vision Christian Media”. Nunca sabremos cuánta gente del continente verde, en Tonga, en Fiyi y en las Islas Salomón se informó por primera vez sobre Diospi Suyana. Una cosa sí está clara, desde esta entrevista, esta obra de fe hecha en Perú es un concepto ya definido para los oyentes de todas las grandes ciudades de Australia. /KDJ

Los Welchs y su juego

El experto de satélites Chris Welch se ríe. El juego de mesa con dados es muy chistoso. Su esposa Sandi y él han inventado algo gracioso. En sus tarjetas de preguntas ellos trabajan sus experiencias en Perú, entre ellas algunas dolorosas. Un huaico, calles cerradas, ácaros en casa y perros en las calles. “Avanza tres casillas para adelante o para atrás”, es según el contenido. Los Welchs lo toman con humor y el refrán de Wilhelm Busch confirma una verdad antigua: Los dolores tenidos, esos me gustan.

Después de un tiempo en su patria desean regresar los Welchs a Perú. Al técnico le espera mucho trabajo. Pues Diospi Suyana desea levantar en un futuro próximo mínimo tres torres de radio más. No será fácil. El sudor en la jungla y el frío andino fuerte a la vez son una parte esencial de nuestra misión. Quizás el juego de estos australianos debe ser completado con algunas preguntas. Cortes de luz y policías corruptos serían temas adecuados.

Mucho viento, mucha comida y muchas citas

Fue un viaje largo a través de Chile Nueva Zelanda para ir a Australia. En la mañana giraba el Boing 90 minutos sobre el Océano Pacífico ya que no había permiso para poder aterrizar. La razón: vientos extremos en el aeropuerto de Sydney.

En la noche tuve un reencuentro caluroso con la familia Welch. Chris y Sandi (Sydney), Gary Berry (Melbourne) y Lyndal Maxwell (Brisbane, Toowomba) han preparado 35 conferencias y entrevistas para el Dr. John. La ruta de viaje a lo largo de la Costa este de Australia está friamente calculada. Como muestra la próxima imagen, los Welchs  han preparado también un fiambre para el camino.

En el auto llevamos 300 libros, el tanque está lleno y el ambiente es bueno. Sea Dios bendiciendo cada cita.

Foto 2: Para el viaje a Brisbane de este sábado (10 horas) los Welchs prepararon tres bolsos de picnic.

Foto 3: 35 conferencias y entrevistas en 20 días. Sandi está haciendo las últimas correcciones.

Una decisión difícil, una larga operación

Viernes por la noche. La familia Boeker quiere empezar su fin de semana de manera agradable. Primero tostando un pedazo de pan al calor de una fogata y después viendo una película bonita con los niños. En realidad, un buen plan. Lamentablemente en ese momento Tim Boeker recibe una llamada del hospital: ”¡Venga inmediatamente a la sala de emergencias. Un joven se ha herido el antebrazo derecho con una sierra!”

Nuestro traumatólogo sale de inmediato al hospital. El diagnóstico: el brazo está casi amputado y solo un lado está sujetado por algunas partes blandas y por el hueso del codo. Las arterias, venas, huesos y algunos tendones están totalmente separados.

Ahora sólo existen dos posibilidades. Que el médico corte el antebrazo y cosa la herida. O intentar lo imposible en un turno de noche – volver a reparar todas aquellas estructuras.

Tim se decide por la segunda variante y recibe el apoyo del Dr. David Brady. La operación dura seis horas. Todo un éxito. Por el antebrazo nuevamente fluye la circulación sanguínea y algunos areales de piel vuelven a tener sensibilidad. El paciente incluso hasta puede mover su mano. ¡Increíble!

A Diospi Suyana le encantaría prorrogar su contrato a diez años más. Sobre todo porque como médico misionero no recibe ningún sueldo del hospital. Creo que esto lo deberíamos conversar al tostar un pancito al calor de una próxima fogata. Ojalá que el Dr. Boeker no reciba nuevamente una llamada repentina.

Para la publicación de estas imágenes recibimos una autorización del mismo paciente.

Si Usted no puede ver sangre, no se desplace hacia abajo después del cartel de “STOPP”.

Dr. Tim Boeker y su paciente

Si Usted no puede ver sangre, no se desplace hacia abajo después del cartel de “STOPP”.

Una amputación del antebrazo casi completa.

Los limpiadores de ventanas en media pista

El constante tráfico de las calles de Lima crea las condiciones óptimas para comerciantes y negociantes de la calle. Se acercan a las ventanas con periódicos, dulces, bebidas y pequeños refrigerios. Y si uno no mueve al instante la cabeza diciendo que no, empiezan los jóvenes trabajadores muy rapido a limpiar sus ventanas. Claro está que el conductor no puede hacerse al loco y tiene que pagar.

Estos trabajos traen realmente dinero a la caja familiar. Ya que impuestos nadie paga. Mas el riesgo de trabajo es alto. Un mal movimiento o una reacción lenta en este tráfico puede tener consecuencias devastadoras.

Foto 2: Camino al siguiente trabajo

Cuatro días de agosto

Sábado: Mi esposa y yo vamos en auto desde la Panamericana 33 km dirección Salkantay. Esta montaña de 6000 m es una de lo más hermosas del Perú. En medio de los Andes podemos escuchar aún la Radio de Diospi Suyana bajo la frecuencia 103,7. Buena música saliendo de los parlantes con una vista increíble. Lamentablemente más adelante se nos reventó la llanta delantera derecha. No importa, hay peores cosas.

Lunes: El contigente de pacientes en este día batió récord. En la entrada hay aún cientos de gente que necesitan ayuda. No han perdido la esperanza de poder recibir una cita con el médico. Quizás funciona en la tarde.

Martes: A las 3.30 am llamo al taxista. Suena muy cansado, pero poco después llega. El taxista me cuenta que tiene que pagarle diario 50 soles al dueño del auto. Para él quedan 35 soles (10 Euro). Un negocio duro. Llego un poco después de las 6 am al aeropuerto, aún a la hora.

La pantalla muestra que en 25 minutos siete vuelos despachan como 1100 pasajeros. Las masas de turistas es buena para la economía pero no tan buena para el medio ambiente. Mi vuelo se ha retrasado. Pero quién en Perú no tiene paciencia, debería mejor optar por otro país. Por lo que a mí respecta: Yo me quedo aquí. /KDJ

Lunes: Para estos pacientes ya no hubo más cupones.

Por Limatambo de noche camino al aeropuerto de Cuzco.

7 vuelos en 25 minutos.

Eso queremos ser

Nuevamente las noticias son como para desanimarse. En Hongkong se le dió duro a la oposición, en Rusia se opta por encerrarla. En los Estados Unidos, dos dementes le disparan a personas inocentes. Irán bloquea la navegación y juega con fuego. El tratado INF cae al basural de la historia. Los sables vestidos de cachemir de dos potencias nucleares empiezan a hacer ruido. Pareciera que en el mundo todo empezara a oscurecer cada vez más.

El día de ayer en la mañana la Dra. Hanna Tielmann mandó un saludo de cumpleaños a la Dra. Almeida de la Cruz. La foto que iba con el saludo mostraba una lámpara sobre una calle oscura.

Jesucristo dijo que sus discípulos serían  la luz del mundo (Mateo 5: 14). Nosotros no tenemos ningún tipo de influencia sobre las extrañas decisiones de las naciones del este y oeste. Y tampoco podemos convencer a los estadounidenses de aprobar leyes de armas más restrictivas. Pero lo que podemos hacer, eso hacemos.

En Curahuasi habremos tratado en este año como a 60.000 pacientes con amor y respeto. A través de nuestro Centro de Medios animamos a innumerables oyentes con nuestra programación en el sur del país. Los alumnos y alumnas del Colegio Diospi Suyana reciben una formación que marca desde ya sus vidas. Y los niños de nuestros clubs cantan, hacen trabajos manuales y juegan. Y en medio de todo eso escuchan todos que Dios los ama.

Diospi Suyana quiere cumplir con el mandato de Cristo y poder ser luz en el mundo. /KDJ

La historia continúa

La editorial “Clie” de Barcelona imprimirá los dos libros sobre Diospi Suyana tanto en España como en Perú. A fin de mes todo aquel que comprenda español, podrá leer la continuación del libro. Hace unas semanas sacó Lion Hudson, en Oxford, el segundo libro al mercado. Y en este mes la editorial Brunnen publicará la 10. edición del primer libro.

El libro 1 y 2 se encuentran de esta manera ya en los idiomas alemán, inglés, español y holandés.

Esperamos que dentro de poco aparezca el primer libro en el idioma ruso. Las traducciones en portugués y búlgaro están aún en trabajo.  En noviembre el Dr. John entregará el manuscrito del tercer libro a la editorial. Junto al  libro para jóvenes de la editorial YWAM de Seattle serían en total 100.000 ejemplares de las distintas ediciones las que han sido impresas y vendidas.

Foto 2: El libro 2 estará disponible en Perú a partir del 19 de agosto.

Durch die weitere Nutzung der Seite stimmen Sie der Verwendung von Cookies zu. Weitere Informationen

Die Cookie-Einstellungen auf dieser Website sind auf "Cookies zulassen" eingestellt, um das beste Surferlebnis zu ermöglichen. Wenn Sie diese Website ohne Änderung der Cookie-Einstellungen verwenden oder auf "Akzeptieren" klicken, erklären Sie sich damit einverstanden.

Schließen