Momentos que nunca olvidaremos

Los grupos de música también estaban abarrotados

Sin aliento por el festival. Los grupos musicales van y vienen. Todos los conciertos hasta ahora han sido una delicia. Entusiasmo en las tribunas. El mejor humor en los campamentos de tiendas. Talleres abarrotados durante todo el día. Pero incluso para el culto matutino de las 8 de la mañana, 2.000 jóvenes se reúnen para cantar y orar.

Una joven del pueblo de Andahuaylas le dijo a la Dra. Martina John: “¡Saqué un préstamo especialmente para poder asistir!”. La mayoría de las escuelas locales recibieron un cupo de entradas gratuitas.

Cielos azules, sol y ningún accidente grave hasta ahora. “Eco en los Andes” resonará en los próximos meses. Y en 2024 tendremos que encontrar espacio adicional. En el anfiteatro y en los campings.

Empresas y particulares han hecho donaciones y han contribuido a hacer posible este festival. Para los mayores de 40 años, este megaevento sirve como tratamiento rejuvenecedor. Volver a ser joven y saltar al ritmo de los tambores. Alegría de vivir y fascinación. /KDJ

Pulso a 140 latidos por minuto – Pulse sobre la imagen
¡Vaya! Haga clic en la imagen.
1 Response
  1. Daysi Malpartida Malpartida

    Que buena iniciativa por parte de Diospisuyana, mis felicitaciones por realizar este tipo de eventos con la finalidad de alabar a Cristo, que tiempo tan maravilloso y además de divertido y todo para la gloria de Dios

Click to access the login or register cheese