Facebook | 

Radio Diospi Suyana

Pesadilla en la choza

Cornelia Vargas Alfaro slider

Una caída en la desesperanza

Me encontré con ella mientras ambos esperábamos el taxi en el Cusco. Todavía faltaban otros dos ocupantes para partir a Curahuasi, así que teníamos tempo para hablar. Lo que Cornelia Vargas me cuenta de su vida es muy emocionante, luego la invité a reunirse conmigo al día siguiente en el hospital. “¿De verdad está de acuerdo que publique su historia en nuestro sitio web?”, Le pregunté a la mujer. “¡Sí, por supuesto, espero transmita coraje a otras personas!”

1969: Cornelia vive con sus tres hermanos y con sus padres en un pueblo llamado Antilla. En casa hay pobreza y la situación se agrava cuando unos ladrones roban, repetidamente, los animales de la familia. Una fatídica noche, su padre se cruzó con el jefe de la pandilla. El criminal se burla y se jacta de su proceder: “Nosotros nos llevaremos en el futuro todo tenga!” El padre de Cornelia está furioso. Alza un hacha y hiere a su adversario. Ahora este yace sangrando en el borde de la carretera aparentemente muerto. Convaleciente, aún tiene tiempo de comunicar el nombre de su asesino a otros agricultores de la montaña. En cuestión de pocos días, el padre de Cornelia va a parar en la prisión de Abancay.

La madre de Cornelia es una campesina simple. El encarcelamiento de su marido y la responsabilidad de los hijos la tienen abrumada. A esto se suma sus dolencias físicas. Los cólicos en su estómago son tan fuertes que es llevada de emergencia en ambulancia al hospital de la ciudad del Cusco. Pocas horas después, muere en la mesa de operaciones. La situación de Cornelia se resume en lo siguiente, el padre en la cárcel, la madre en la morgue y cuatro niños pequeños esperan por ella en una choza.

Después del funeral, los niños se dividen entre los familiares. Cornelia, a sus cinco años, es llevada con su tía en Lima. Allí aprende la amarga austeridad. A veces, su tía, la golpea incluso con un látigo. No hay caricias, ni una palabra amable, ningún abrazo. Con diez años pasa a vivir con otra familia. Aunque todavía es una niña, ella ahora debe cuidar de los más pequeños de la familia que la acoge. De nuevo no oye ninguna alabanza. Siendo una adolescente se le permite ir a la escuela por la noche. Sin embargo, ella no tiene tiempo durante el día para hacer sus tareas.

“¿Por qué murió mi mamá?” Es la insistente pregunta que ocupa la mente de Cornelia por años. Ella no tiene ninguna imagen interna de su padre. “¿De dónde vengo yo?, ¿quién soy yo?” La niña tiene tantas preguntas, pero sólo conoce una respuesta: “La vida es dura”

A los 15 años, ella toma un largo viaje de Lima a Apurímac. Ella está buscando a su padre. Después de una pena de prisión de tres años, lo han soltado. Un hombre roto, vive tranquilamente en un edificio de su hermano. Cornelia lo encuentra y ve después de una década, los ojos de aquel padre que la engendró. Una vez más, espera en vano por simpatía. El hombre frente a ella es un extraño. No sonríe, no hay ningún toque suave, ninguna palabra de aliento. “Trabaja para mí!” El hombre le indica. “! ¡Tienes que cocinar para mí! ¡Ve y corre a mi casa!”
Después de tres meses, la joven regresa a Lima y la vida sigue como siempre. Durante el día trabaja para una familia y por la noche asiste a una escuela.

A los 17 años, se encuentra con un niño en la clase quien, desde la muerte de su madre, le brinda un amor verdadero por primera vez. Este compromiso perdura y unos años más tarde, los dos se casan en Lima. El matrimonio no es fácil. Cornelia realmente no sabe cómo es tener una familia.

Cornelia está embarazada de su cuarto hijo y ella se encuentra en el hospital “Dos de Mayo”. El ginecólogo tras mirar sus análisis de sangre, le dice una amarga verdad. “Su hemoglobina está en 6. ¡Usted o su hijo pueden morir!” La joven madre está desesperada. “Si muero ahora, mis hijos van a sufrir lo mismo que yo he pasado en mi infancia y juventud”. Cornelia vuelve la cabeza hacia un lado y ora: “Oh Dios, yo pongo mi vida en tus manos. Sálvame a mí ya mi hijo, pero más importante, que se haga siempre tu voluntad.” Cornelia y su bebé sobrevivieron.

El clamor a Dios en una mesa de operaciones fue el inicio para que Cornelia confiara en Dios. Ahora, ella lee regularmente la Biblia y asiste los domingos a un culto de una iglesia evangélica. Su marido incluso va con ella. La muchacha campesina de las montañas de Curahuasi que cambió. Ella posee esperanza y se siente amada por Dios. Su marido está aturdido y, finalmente está convencido. También opta por una vida en manos de Dios.

Eso fue hace 18 años. Miro pensativo en el rostro de la mujer a mi lado. Me doy cuenta, que las cosas en mi vida han sido más fáciles.
“Dr. Klaus “, Cornelia Vargas continuó,” mi alma estaba llena de heridas y cicatrices. Yo era una niña golpeada y sin esperanza. Pero Jesucristo ha curado mis heridas durante los años. Me siento segura con él. Mi matrimonio se ha transformado para mejor, nos amamos en nuestra familia. Estoy muy agradecido a Dios por todo lo que me ha dado. ¡Todo lo que yo he pasado, ahora tiene un significado más profundo! ”

Asiento con la cabeza imperceptiblemente y me despido brindándoles la bendición de Dios.