Los líderes de la iglesia evangélica en Rusia hablan un lenguaje sencillo

Y corren un gran riesgo con su opinión.

Enlaces: https://evangelicalfocus.com/europe/15880/head-of-russian-evangelical-alliance-apologises-to-those-who-have-suffered-for-the-military-conflict

https://www.europeanea.org/ministers-of-evangelical-churches-in-russia-appeal-to-their-compatriots/

Vytaly Vlasenko es el secretario general de la Alianza Evangélica Rusa, una federación de muchas iglesias evangélicas. El 15 de marzo se dirigió al público mundial en una carta abierta. Una carta similar lleva las firmas de nueve líderes de la iglesia evangélica. Aquí está la traducción al alemán de su texto:

A mis queridos hermanos y hermanas de todo el mundo:

Como Secretario General de la Alianza Evangélica Rusa, lamento todo lo que mi país ha hecho a través de su reciente invasión militar de otro país soberano, a saber, Ucrania.

Para mí y para muchos otros cristianos, la invasión militar fue un gran impacto. Incluso bajo las peores suposiciones, no podría haber imaginado lo que estamos observando ahora en Ucrania. Dos pueblos muy emparentados entre sí y también muy vinculados a la fe cristiana (principalmente los ortodoxos) libran ahora una amarga batalla. Un sitio destinado a desmilitarizar Ucrania. El otro quiere salvar al país de la ocupación.

Muchos rusos y ucranianos tienen estrechos lazos familiares en el otro país. Un ruso puede tener hijas y nietos en Kiev; mientras que un ucraniano puede tener hijos viviendo y trabajando en Moscú. Hoy nuestros corazones están atravesados por el dolor, el miedo y la tristeza. Estamos preocupados por nuestros seres queridos y por nuestro propio futuro porque (por primera vez) desde la Segunda Guerra Mundial nos encontramos ahora en una situación en la que nadie podía predecir el desarrollo y las consecuencias de la guerra actual.

Hoy mueren soldados de ambos bandos. La paz es destruida por las bombas y granadas. Y un flujo creciente de refugiados está llegando a toda Europa: mujeres, ancianos y niños.

Todos estos hechos me causan dolor, amargura y el más profundo pesar por las decisiones tomadas por la dirigencia de mi país. Y siento la más profunda simpatía por el sufrimiento que estas decisiones han causado.

Hice todo lo que pude para prevenir esta guerra y detener esta invasión militar: en mi calidad de Secretario General de la Alianza Evangélica Rusa, escribí una carta abierta al presidente Vladimir Putin el día antes de la invasión. En esta carta apoyé la petición de algunos líderes religiosos de Ucrania de una solución pacífica al conflicto.

Ayunamos y oramos por la paz y la armonía entre Rusia y Ucrania. Nuestra alianza se ha comprometido en oraciones públicas con rusos, ucranianos y otros líderes europeos en un esfuerzo por lograr la reconciliación. Como Alianza Evangélica Rusa, hemos apoyado a más de 500 refugiados de Ucrania en el sur de Rusia. Y discutimos los aspectos políticos y militares del conflicto en la “mesa redonda” y en una conferencia internacional posterior.

Hoy pido disculpas (perdón) a todos los que han perdido seres queridos o sus hogares a causa del conflicto. Digo esto como ciudadano de mi país y como Secretario General de la Alianza Rusa.

Es mi oración que recibas la fuerza que necesitas de Dios y que unamos nuestras manos en solidaridad y perdón. Queremos vernos a nosotros mismos como el pueblo de Dios en este mundo y vivir en consecuencia.

Que nuestro Padre celestial nos ayude. Con el mayor respeto, su hermano en el Señor

Vitaly Vlasenko

Editor: No sabemos si Vitaly Vlasenko y los otros líderes de la iglesia rusa todavía están en libertad. (Traducción: Klaus-Dieter John)