Antena de Diospi-Suyana en la provincia de Puno

Chris und Doris Messungen slider

Una tarea para detectives

¿Dónde está la Sra.Carmencita Sardón? De una fuente fiable sabemos que esta señora es la propietario de un terreno óptimo para colocar el soporte de la antena en Puno. El informante se apellida Llallanuani y es nuestro contacto que nos llamó a una esquina de la calle para darnos más detalles de dicha Señora. Jueves por la mañana, la mayoría de las tiendas en Puno están todavía cerradas. Llamamos a las puertas y preguntamos una y otra vez la misma pregunta: “¿Conoce usted a la Sra. Sardón? ¿Tiene su número de teléfono? “La mayoría simplemente encoge los hombros. “¡Sí, una casa en la esquina pertenecía a su familia!” Más no podemos averiguar por desgracia.

La ceremonia en el ayuntamiento tarda 90 minutos. Después de la ceremonia, un oficial nos dice que la Sra. Sardón ahora vive en Arequipa. Esto no es una buena noticia, ya que Arequipa se encuentra a más de seis horas de Puno.
Cargando nuestros pesados certificados de honor y dos medallas de mérito volvemos a dicha esquina. Es para nosotros un callejón sin salida, de no existir más detalles de la Sra. Sardón nuestro trabajo habría fracasado. ¿Qué hacemos?
En una tienda, un extraño se acerca a nosotros. “Toquen la puerta de al lado”, dice y desaparece en su negocio. Efectivamente tocamos la puerta y a nuestro llamado, responde una mujer de voz madura. Pero luego se queda en silencio. Obviamente, no nos quieren abrir. Para nosotros es el fin del asta de la bandera.

“¿Qué quieren?”, nos pregunta una joven que repentinamente aparece detrás de nosotros. Increíblemente, ella es una pariente de la Sra. Sardón y llega justo a casa “accidentalmente”. En muy poco tiempo hemos explicado los hechos. Tres minutos más tarde, tenemos en nuestras manos orgullosamente el número de teléfono y la dirección de Carmencita Sardón. Ella vive en Puno y en 14 horas nos recibirá.
Por la tarde decidimos brindarle a ella y a su hijo, una presentación privada sobre Diospi Suyana. “¡Sí, sabemos que ahora Diospi Suyana también tiene televisión y prensa!” La familia Sardón ha de responder bien a pedido de Diospi Suyana. Su vecina tuvo que someterse a una cirugía y fue atendida en el hospital de la misión. “Nos encontramos mañana a las 8 am en la montaña”, dijo la Sra. Sardón, “¡Para que puedan elegir un sitio!”

Viernes por la mañana. Un ingeniero, a quien conocimos en la presentación, se hace presente en el Ayuntamiento. Él es un gran amigo y hace los dibujos de los planes para la compra del terreno frente al notario. A 4.098 metros nos encontramos con la propiedad. Cuenta con 144 m² y está convenientemente situada. Chris Welch lleva su ordenador portátil para realizar un par de mediciones y asiente con la cabeza. “El lugar es bueno”, dice, y pliega la tapa de la computadora de nuevo. Un cuarto de millón de personas serán capaz de oír la radio de Diospi Suyana una vez que esté situada en Puno.

Siendo las 12:30 tenemos una cita con el notario, pero ¿dónde están los ingenieros? A medida que los oímos dibujar los planes, sabemos que tienen problemas con la conexión a Internet. A continuación, están atrapados en el tráfico. En la oficina, el drama aumenta. A las 13:30 comienza la pausa para el almuerzo y sólo termina a las 16 horas en punto. Teniendo en cuenta que posteriormente tendremos que ir al menos 9 horas en el coche, sabemos que necesitamos apurar el trámite. Alguien empuja la puerta repentinamente. Al entrar, el oficial de notario y sus colegas se encuentran cubiertos con crema de afeitar hasta quedar completamente irreconocibles. Hoy es el carnaval y todo está permitido.

Stefan Seiler hace lo propio en Curahuasi para gestionar la urgente transferencia de la suma acordada. La Sra. Sardón se retira junto con Doris Manco para realizar el pago de los impuestos que genera esta transacción. Pienso en un contacto telefónico constantemente. Cuando por fin se encuentran en la parte delantera del Banco de Crédito, nos comunican que existe un error. Esto no puede ser verdad. Doris junto con la Sra. Sardón ahora van a la oficina de impuestos a entregar un documento. El tiempo aumenta la presión como la temperatura en el exterior de la calle. ¿Podrá resolverse la transacción en el banco más cercano?

Miro constantemente el reloj. “Cálmate”, dice Udo Klemenz quien permanece en calma. Pero todavía no tengo 74 años de edad y aún estoy un poco molesto.

Siendo las 14.30 horas de la tarde, el vendedor de la propiedad, los recibos de la transferencia, el pago de los impuestos, los ingenieros con el mapa y el notario están listos. El resto es una mera formalidad.

Aún estamos negociando con los representantes de dos empresas de construcción el trabajo de la fundación. A continuación, nos dirigimos a recoger las maletas en el hotel y nos encontramos de vuelta en el camino a casa. 550 km nos separan de Curahuasi. En una gasolinera nos detenemos y a su vez oramos en agradecimiento. En alemán, Inglés y Español. Con la bendición de Dios, tenemos un excelente resultado conseguido en un tiempo récord – a pesar de Carnaval. Poco antes de la 1 de la noche entramos en la capital mundial de anís. Curahuasi. / KDJ

Vortrag bei Sardon
Una conferencia en la sala de estar.
Udo auf Antennenberg slider
¿Quién no conoce al hombre del sombrero flexible? En el fondo de la ciudad de Puno.
Puno vom Plakat slider 1
Puno y el Lago Titicaca en el cartel del hotel
Notarbeamter slider
El notario y sus empleados es víctima del Carnaval.
Unterschrift Carmencita Sardon slider
La Sra. Carmencita Sardón firma el contrato. El notario (a la derecha) ya limpio de la crema de afeitar.
Klaus unterschreibt slider
El Dr. John firma el documento. Pronto volveremos a Curahuasi – 550 kilómetros
Click to access the login or register cheese