De un momento a otro

Unfall Patient mit Balken slider

¿Fue un fallo técnico?

Sábado a las 17:00 de la tarde. Un pick-up conduce con cuidado en un camino de grava en la ladera montañosa. Tres personas están sentadas en el vehículo y tres adolescentes están de pie en la superficie de carga. Es una tarde tranquila donde el sol brilla en lo alto y los seis peruanos esperan su merecido descanso en el fin de semana. El trabajo en la chacra (campo) fue laborioso. De repente un tirón pasa por el coche. Como si una mano invisible rasgase el vehículo muy pesado sobre el pavimento. Durante la caída en las profundidades los tres pasajeros que viajaban en la superficie trasera salen disparados del vehículo. Los ocupantes en el interior presencian, con mucho miedo, como el Pick-up da varias vueltas de campana hasta quedar completamente demolido cuesta abajo. Una mujer muere instantáneamente en el lugar y los cinco pasajeros restantes son rescatados por los bomberos con gran esfuerzo y llevados a Diospi Suyana.

Después de un amplio diagnóstico es claro que los cinco tripulantes presentan  contusiones y lesiones externas; sin contar con el trauma del accidente.

La tragedia tropezó con la vida de seis incautos a pesar que el chofer manejaba correctamente. ¿Por qué? Y mientras una muere cinco sobreviven. ¿Fue mala suerte o buena fortuna, un número más en las estadísticas de accidentes o una tragedia fatal?

En 1974 el compositor alemán Manfred Siebald, escribió las siguientes líneas:

El último verso dice: Si en algún momento, ya sea tarde o temprano, esperado o inesperado, mi vida llega a su fin como el día, luego se corta la aguja de mi reloj, de mi tiempo la última rebanada, no importa cómo se va a ir conmigo. Ya sea que el último suspiro hago en una almohada blanca, si en algún lugar de polvo y sangre en el lado de la carretera – no sé cómo va a ser la salida sólo que debe venir la despedida, si viene en sucio o elegancia.

Luego dicen así: Ahora vino el tiempo, porque no puedo decir ni una palabra. Pero tú, vas a tu  hogar en silencio, y piensa sólo en el día. También continua, sólo un poco más, me voy en la alegría de Dios, entra en la luz de Dios. Me pasé durante un par de años como tu compañero pero ahora voy a estar con mi Señor.