Una atmósfera extraña

En Curahuasi y Perú

Poco después de las 4 de la tarde del miércoles. En realidad, nada debería ocultar la clara visión de las montañas nevadas en la distancia. Pero apenas puedes concentrarte en las colinas cercanas. El sol no brilla rojizo, sino plateado. El motivo son las numerosas nubes de humo que oscurecen la vista. Como ocurre a menudo, los campos se queman de nuevo con la esperanza de aumentar el rendimiento de las cosechas el próximo año. Fruzsina Then captó el espectáculo natural desde el tejado de su casa. Una atmósfera extraña, casi irreal.

Hoy Perú celebra el Día Nacional número 201. El escenario político también parece peculiar. Casi oscuro. El presidente Pedro Castillo dará su discurso a la nación y toda la nación sabe que después de sólo un año ha llegado al final de su cuerda. Cinco investigaciones penales en su contra por corrupción no lo dicen todo, pero sí mucho. Según los medios de comunicación, el jefe de Estado gastó más de 3 millones de soles (750.000 euros) sólo en comida para él y su familia en el primer año. Para alguien que se presentó para acabar con el nepotismo y el favoritismo, esto suena a burla a los oídos de las masas empobrecidas. Pero los congresistas lo dejaron pasar, porque si Pedro Castillo perdía su cargo, ellos también podrían hacer las maletas y tener que desprenderse de sus atractivos sueldos durante los próximos cuatro años.

Una y otra vez, se trata del interés propio y no del bien del pueblo. Un secreto a voces para todos. Sin embargo, nadie conoce realmente la solución a este dilema. Porque Perú simplemente carece de personalidades íntegras como Václav Havel, la Madre Teresa o Nelson Mandela. /KDJ