Facebook | 

Radio Diospi Suyana

“Mr. Kanke, ¿por qué ustedes están aquí?”

Me encuentro con Cornelio Kanke en una Iglesia de habla alemana en Steinbach, Manitoba. Él tiene la misma edad que yo. Mientras comemos un pedazo de torta, me habló de su vida.

“Yo vengo de Grischkowice, una aldea en las montañas de Altai. Allí crecí. En 1980 me casé y me mudé a Kazajstán. Mi esposa y yo tenemos antepasados ​​alemanes!"

“¿Cómo fue tu vida?”, le pregunte a él. Su respuesta se ajusta a su carisma dinámico: “Disfruté mi vida. Como deportista fui muy activo. Cine, entretenimiento y alcohol. Sabía cómo pasarlo bien!”

 

“La fe en Dios tenía un rol en tu vida?” Cornelius Kanke mueve con la cabeza. “Por nada, esta creencia no me interesaba!”

“Ahora pertenece a una comunidad eclesial. ¿Qué ha pasado?” Tengo curiosidad por lo que el hombre mundano de antes me va ha contar.

“Fue así. En 1990, visité mi pueblo natal en Siberia. Un pariente me contaba que en el lugar se llevaría a cabo una campaña evangelista. No tenía ni idea de lo que se trataba y le dije: "Bueno, vamos a ir y ver a los piadosos de un poco más cerca!"

Noto que Cornelius Kanke ahora viene al punto máximo de su historia, porque en sus palabras puedo escuchar mucho sentimiento. – “Alrededor de 100 personas estaban sentadas en una pequeña tienda de campaña. Algunos rusos cantaban canciones sobre la fe y un pastor predicó. De repente estaba totalmente claro para mí que Dios es real y que Jesús murió en la cruz por mis pecados. Sentí que necesitaba ahora su amor. Dentro de mí se creo una batalla. ¿Qué diría mi esposa y tal vez mis compañeros de trabajo se reirán de mí?”

“El pastor pidió a todos los oyentes a entrar hacia adelante si querían poner sus vidas conscientemente en las manos de Dios. Yo me levante de la silla y me acerque a la parte delantera. Al salir de la carpa a las 23 horas, las estrellas brillaban. Era para mí como que Dios extendiera directamente su mano a mí desde el cielo lleno de amor. Nunca antes había sentido una profunda alegría. Nunca olvidaré el 12 de octubre 1990!”

“Cornelio, ¿qué dijo tu mujer acerca de todo esto?” – “Ella pensaba que yo estaba loco. Pero ocho años más tarde ella también se convirtió a Cristo!” / KDJ