Facebook | 

Radio Diospi Suyana

La lectura semanal en Francfort (Oder)

Y la llave perdida

Ingeborg Wackwitz ha trabajado muchos años como directora de personal en el Hospital Lutherstift en Francfort. En el 2010 tuvo por primera vez la oportunidad de escuchar sobre la historia de Diospi Suyana. En realidad ella ya es pensionada pero sigue muy activa. Ese sábado  visita a dos damas y como siempre hace una lectura de los tres libros de Diospi Suyana. Ambas oyentes se comunicaron después con nuestras oficinas contandoles una historia muy peculiar y interesante.

„… nuestra amiga Ingeborg nos lée una vez por semana distintos libros. Hace poco estuvímos leyendo párrafos del segundo libro de Klaus „Dios nos a visto“. Para nosotros es algo dificil de imaginar todo lo que se ha logrado atravez de la ayuda de Dios. Queremos contarle una anecdota personal nuestra.

Kathrin se ha comprado una bicleta eléctrica de segunda mano y despues de dos semanas perdio su llave a bateria. Así que sin la llave no podía utilizar su bicicleta. Hemos puesto toda la casa de cabeza buscando esa llave. Buscamos en el sótano, casa, jardín y hasta escribimos hojas para los vecinos. Asi pasáron dias sin exito.

Después de nuestra reunion de lectura semanal y comunion con Ingeborg, me fuí como siempre a dormir sin antes preguntarle a Dios si no seria mejor donar el dinero que toca gastar para comprar una nueva bateria para la bicicleta. Solo Dios sabe donde esta esa llave?. Al dia siguiente llegó la respuesta!.

Porfin alguien encontró la llave de Kathrin en el trabajo. Al fin se encontraba en la division del recodadero. Una colega lo habie encontrado hace varios dias pero no sabia a quien pertenecía y lo colocó en ese lugar y cerró la división. Kathrin nunca antes habia abierto esa división pero por alguna la razon lo hizo aquel día. Justo un dia despues que le pregunte a Dios.

Final de la historia es que la ofrenda ya esta en camino. Para Dios era mas importante que el dinero llege a este proyecto que invertirlo en una nueva bateria.

Cordiales saludos de Kathrin y Jana

Ingeborg, Kathrin y Jana en su lectura semanal