Marco Acuña y Selene se casaron

La boda más improbable del año

Que alguna estrella de Hollywood se dé el “sí quiero” por cuarta vez en combinaciones alternas nos importa poco. Pero estamos muy interesados en la boda de Marco y Selene. Marco Acuña lleva seis años trabajando en el Hospital Diospi Suyana como párroco del hospital. Su bella esposa Selene atiende a muchos de nuestros pacientes como psicóloga. Pastor Acuña debe el hecho de que este acontecimiento social haya podido tener lugar ayer a un grueso libro.

Durante años, Marco vivió como drogadicto en las calles de Abancay, la capital del estado de Apurimac. Siempre buscaba papel fino para enrollar sus porros. Un día, cae en sus manos un libro de más de 1.000 páginas. Las hojas son finas y, por tanto, la solución perfecta para 1.000 cigarrillos de marihuana. Arranca las últimas cinco páginas y se lía cinco porros. Simplemente genial. Así, el suministro está garantizado durante mucho tiempo. Mientras arranca la sexta página del reverso, empieza a leer por delante. Decía: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra”.

Marco me ha contado la historia de su vida muchas veces. “Me senté en los prados de las afueras de la ciudad durante semanas. Este libro me habló y cambió totalmente mi vida”. Para abreviar la historia. La Biblia lo liberó de la adicción a las drogas. A continuación, estudió teología protestante y trabaja permanentemente con nosotros como capellán de hospital.

Durante la ceremonia, la Dra. Martina John también tomó la palabra. Dijo: “Me gustaría saludar cordialmente a mi marido. Actualmente está dando muchas charlas en el sur de Brasil sobre Diospi Suyana y, por supuesto, ¡también cuenta la historia de Marco Acuña!” Y el médico misionero tenía toda la razón. Paralelamente a la boda en Curahuasi, Perú, el Dr. Klaus John habló a un público abierto en Blumenau sobre Diospi Suyana y el ex-drogadicto Marco. Con ellos estaba Mário Hildebrandt, alcalde de Blumenau. Esta moderna metrópolis de unos 400.000 habitantes está situada en el estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil. – Hay un poder que puede romper las crueles ataduras de las drogas: el poder de Dios. Para mí, no hay experiencia más hermosa que la de que Dios actúa de manera real y a menudo sobrenatural. /KDJ (leyenda de la foto de arriba: a la derecha está la pareja del pastor Landeras)

El alcalde de Blumenau, Mário Hildebrandt (camisa azul), y su esposa también acudieron a la conferencia de ayer. A la izquierda, la pareja Luis y Eliane Valderrama.
Click to access the login or register cheese