Una asombrosa colaboración

Era realmente un día de fiesta en Perú pero el alcalde Julio Cesar y su equipo de 15 ayudantes sudaban por cinco horas, descargando el envase. Ahora el hospital de Diospi Suyana tiene un taller excelente. El equipo había sido donado por la compañía de Kaltenbach y la compañía de Streck subscribió los costos del envío. En Lima, la agencia católica Prosoi ayudaron con los trámites de aduanas y una compañía peruana Neptunia, llevó cuidadosamente el transporte hacia Curahuasi.

Debido a la ayuda de la primera Dama, cuya carta de recomendación abrió muchas puertas, el envase logro extremadamente rápidos.

Foto 1: Después de que 1000 kilómetros de recorridos, el envase llega al hospital

Foto 2: Se descargan los primeras piezas

Foto 3: El alcalde está dirigiendo las actividades de descarga

Foto 4: Con esperanza , la cuerda sostendrá.