Siete buenos amigos apoyan a Diospi Suyana

Estilo de vida ejemplar

Nuestras siete alpacas ayudan a los jardineros a cortar el césped. Su trabajo se realiza de forma voluntaria, es decir, sin remuneración alguna. Incluso trabajan a deshoras sin refunfuñar. Con su estilo de vida ejemplar, casi se les podría llamar misioneros. No se amotinan y están comprometidos con la idea de la paz. Todo el mundo que la ve está encantado con su simpatía.

Por desgracia, no se puede decir lo mismo de la clase política dirigente. Ayer, la fiscalía detuvo a varias personas cercanas al presidente. Su cuñada se ha escondido, al igual que su sobrino. El jefe de gobierno está ahora bajo investigación oficial. La acusación es que él mismo dirige una organización criminal. Ayer, los medios de comunicación publicaron un gráfico que le sitúa a él y a su familia en el centro de las maquinaciones corruptas.

En un discurso a la nación, Pedro Castillo se presentó como víctima de la fiscalía, los medios de comunicación y el parlamento. No dijo ni una sola sílaba sobre la larga lista de acusaciones y cargos. Tres testigos clave del círculo íntimo del presidente cooperan ahora con la fiscalía.

El futuro sigue siendo incierto. Es posible que el presidente disuelva el parlamento y se convierta en un dictador para detener las investigaciones. Pero su apoyo entre la población está disminuyendo. Tres cuartas partes de los peruanos piden ahora su dimisión. No es un tema agradable. Volvamos a hablar de nuestras alpacas.