Hay una esperanza

Estamos convencidos que la tumba de Jesús estaba vacía tres días después de la crucificción de Cristo. La resurrección del hijo de Dios es la base de nuestra esperanza en la vida eterna. Puesto que tenemos esta confianza, pensamos que todos nuestros esfuerzos para los necesitados en este mundo valen la pena.