La falta de una cama calida

David Rondon* se a internado en el área de aislamiento porque el necesitaba urgentemente oxigeno, además también  antibióticos intravenoso y ayuda con la respiración. De gran importancia en su tratamiento es también la cama abrigada.

 

El tiene una casa adobe en un barrio de Curahuasi. Las ventanas que tiene esta casa no son cerrados, por falta de dinero. Solamente quizás pegado con papeles o plásticos. Así se ve una casa típica de los indígenas quechua. Ahora cuando baja la temperatura el frió se filtra en cada esquina de la casa.

 

En las últimas semanas David ayudaba a unos amigos en la búsqueda de maderas para hacer fuego. Tres días ellos estaban en el camino. Al anochecerse encontraron una pequeña cabaña libre para dormir, pero aquí también faltaban los vidrios. Pronto David tenía tos, fiebre y escalofríos. Entonces el diagnosticó es: pulmonía aguda. El día viernes cuando el entraba en el Hospital Diospi Suyana, su saturación de oxigeno estaba en 70 % (el valor normal aproximado es 95%).

 

En el hospital la temperatura es más caluroso y el viento frió no entra en ninguna ventana, ni rendija. En poco tiempo David puede salir de alta, pero en su casa el todavía no tiene vidrios en las ventanas. David no es un caso único, sino uno de los cien mil que viven así en Perú. (*Nombre cambiado)

Click to access the login or register cheese