El milagro de Curahuasi

Nunca olvidaré el Domingo 26 de Agosto. Cinco dias antes de la Inauguración caminabamos mi esposa Tina y yo por los corredores y las salas vacías del Hospital.

La mitad de los techos colgantes aún faltaban, como también gran parte de las lunas. El viento soplaba el polvo hacia los pasillos y nosotros nos preguntabamos como podríamos mejorar la impresión optica del Hospital para el gran día de la inauguración. La fecha para la celebración de este gran acontecimiento ya la habíamos hecho hace unos meses atras con la esposa del Presidente del País, sin saber realmente hasta donde podríamos avanzar con la construcción hasta fines de Agosto. 3,15 Millones de Dólares ya habíamos invertido en el Hospital, pero como aun faltaba una suma de 200.000 Dólares, muchos trabajos no habian podido ser culminados.En este estado sería imposible colocar los aparatos de gran valor en los cuartos de los pacientes, ni en las salas de operaciónes o el laboratorio. Como en muchas otras ocasiones en los últimos cinco años, estabamos otravez a un paso del fracaso. Nuestra oración a Dios pidiendo sabiduría y ayuda,nos hacia acordar a un grito de desesperación.Todo el dia pasamos planeando cada paso minusiosamente para poder coordinar las últimas acciónes de los 100 trabajadores con la ayuda de nuestros 34 colaboradores. En la noche estaba listo el plan de trabajo de crisis.

En las siguientes 96 horas, ocurrió el cambió asombroso de una construccion sucia a un Hospital moderno. Constructores y misioneros llegaron mas allá de sus fuerzas. La noche anterior de la inauguración llegaron las lunas faltantes y fueron montadas hasta la madrugada. Lo mismo ocurrió con los aparatos del laboratorio, los cuales fueron transportados por un chofer valiente que fué capaz de conducir 22 horas sin descanso desde Lima hasta Curahuasi. Algunos misioneros con ojos de cansancio, creaban una torta sobredimensional del Hospital hasta la medianoche. Otros decoraban las mesas, mientras otros luchaban contra las manchas en los pisos y las paredes.

Después de tres horas de descanso volví a levantarme. Una lluvia fuerte caía sobre Curahuasi y mi primer pensamiento fué: “La mezcladora y los equipos de sonido en el amfiteatro se estan llenando de agua”. Junto con Olaf Boettger, el presidente de Diospi Suyana de Alemania, corrimos al Hospital. Que alivio sentimos al ver que uno de los musicos habia cubierto todos los aparatos por si sucedia algo así.

Mi esposa y yo sin poder lavarnos o arreglarnos, dabamos entrevistas esa misma mañana en las estaciones locales de Radio y invitabamos a los Curahuasinos a la ianuguracion del Hospital.

Llegaría realmente la esposa del Presidente del Pais de la tan lejana capital?. Podria el señor Ministro de Salud soportar este viaje apesar de sus dos costillas rotas que habia sucedido en un accidente una semana atras?

A las 11 de la mañana se comenzó a llenar el amfiteatro y como al mediodía esperaban 4500 personas en pleno sol el comienzo de la ceremonia.

Con dos horas de retraso llegó la Primera Dama y el Ministro de Salud. Tomamos nuevamente aire y junto con 9 canales de television esperabamos dar la bienvenida a nuestros invitados.

Las cuatro horas siguientes quedarian muy grabadas en nuestra mente. El ministro y la primera dama se mostratron conmovidos al recorrer el Hospital. Ellos podian ver con sus propios ojos aquello que el diario “La Republica” el mismo dia llamó como “El Milagro de Curahuasi”. En los Andes del Sur del Perú, se creó un Hospital con la técnica mas avanzada, equipada con un tomografo computarizado y celdas solares. En el futuro podra atender a 100.000 Quechuas por año y ofrecerles el mejor tratamiento médico.

Sonáron los himnos nacionales y los expositores se expresaron uno tras otro, pero todos hablaron acerca de la Fe. Esa Fe que realmente puede mover montañas. En mi discurso dije claramente que solo Dios puede hacer bastante de lo poco y puede crear todo de la nada. La honra solo sea a El.

La celebracion duró tres horas y una magia única cubria el amfiteatro como un velo.”Todo el Peru puede aprender de Diospi Suyana”, fueron las palabras de la Primera Dama de la Nacion y narró acerca de nuestra primera visita con mi esposa en su oficina hace un año atras. Las fotos y animaciones mostradas en nuestra computadora portatil se habian vuelto realidad.

Esa misma noche transmitieron varios canales de Television la noticia de Diospi Suyana hacia todo el mundo. Millones de peruanos escucharon una Historia que parecia un cuento de Adas. El sueño de 10 años, que nos habia llevado a recorrer 200.000 kilometros por todo Europa y América para promover este Hospital, se habia hecho realidad. En confianza a la ayuda de Dios se creó un monumento de Fe basada en la existencia de Dios.

Al siguiente día paseaban por los pasillos largos de Hospital 1200 visitantes. El significado de muchos aparatos eran algo dificil de entender, pero si el mensaje que Dios es real y nos ama. Este mensaje llegó a los corazones.

95 % de toda la construccion han sido finalizadas. Con todas las maquinarias de gran valor se encuentran en este Hospital 5 millones de Dólares, exactamente ante las puertas de la ciudad de Curahuasi. 34 colaboradores estan listos a trabajar y otros estan aprendiendo español. Un analisis minusioso de los acabados internos aun por realizar, han dado por resultado, la suma faltante de 250.000 Dólares. Oramos como siempre lo hemos hecho en los últimos años por la ayuda de Dios. Que Dios haga posible que para Octubre podamos atender a nuestros primeros pacientes.

Klaus-Dieter John