Cree en milagros?

Si Usted es ateo, la siguiente historia podría cambiar su perspectiva de la vida.

Aquí los hechos:

Introducción: Desde el comienzo de la obra el año pasado la construcción del hospital misionero Diospi Suyana se ve entorpecido por la falta de conecciones de telecomunicación necesarias. Todos nuestras peticiones y solicitudes para obtener una antena parabólica sin costo a la compañía más grande de teléfonos “Telefónica Perú” condujeron a nada. Ni siquiera la presentación ante el jefe de “Telefónica Perú” con el apoyo del embajador de Alemania dieron resultado.

Declaración del libro de los libros: “Para aquellos que aman a Dios, todas las cosas obran a bien!”

Suceso:

19 de diciembre del 2005: Después de mi campaña en diciembre regreso al Perú. A la media noche es confiscado mi proyector en la aduana. Hasta esa fecha y justo con ese aparato había recogido más de un millón de dólares para el proyecto hospitalario.

Enero y febrero del 2006: Representantes del gobierno peruano, de la Asociación de Iglesias Evangélicas y el embajador alemán tratan sin éxito de obtener la devolución del proyector.

Viernes 10 de febrero del 2006: Ya que resulta obvio que la aduana no pretende devolver el aparato, decido entonces adquirir un proyector nuevo en Lima. En las páginas amarillas encuentro tres empresas que venden estos equipos.

En la tarde entro en una empresa en el barrio San Borja. El jefe del almacén me atiende personalmente. Al probar varios proyectores presento de paso en mi Laptop la historia de Diospi Suyana. Apenas termino, una persona que estaba observando desde atrás, me dice: “La telefónica no le quiere ayudar?”, “No” digo yo, “lamentablemente no!” “ A lo mejor yo le puedo ayudar” murmura el extraño, “soy presidente del directorio de IMPSAT, una empresa competidora. La próxima vez que se encuentre en Lima, puede presentar su petición al directorio!”

Hoy, 2 de marzo, presenté la historia del hospital misionero Diospi Suyana en el piso 4 de IMPSAT. EL presidente de la misma, el señor Passallacqua y dos de sus directores escucharon por media hora en silencio. Cuando terminé, el Sr. Passalacqua sacó su pluma y firmó un documento. El contenido: La empresa IMPSAT va a proveer sin costo y por término indefinido al hospital Diospi Suyana con una antena parabólica para internet y teléfono. También los costos mensuales serán sin cobro. El valor anual se calcula en alrededor 20 mil dólares.

Usted puede entrar 100 mil veces a los almacenes en Lima sin tener que encontrarse con el presidente de IMPSAT. Pero cuando Dios obra, todas las leyes de probabilidad quedan abolidas. Y como dije antes, todo comenzó con un proyector confiscado en la aduana de Lima.

La Biblia dice que hay un Dios que nos conoce y nos ama. Esta es la oportunidad para Usted y para mí a la vida verdadera. – Klaus-Dieter John