Facebook | 

Radio Diospi Suyana

Estado de emergencia

aufgebrachte-menschen-am-zaum

La multitud enfurecida de Diospi Suyana

El desastre se desató ya el domingo. Por la tarde, más de 100 personas se habían reunido en la entrada principal, con la esperanza de conseguir una cita con el médico. El lunes por la mañana, ya había más de 500 personas esperando en la puerta. Alrededor de 300 de ellos – entre pacientes y familiares – se les permitió ingresar al hospital. Los otros 200 restantes se quedaron afuera enojados. La atmósfera se tornó tensa hasta cierto punto de ruptura.

9:00 am: Me dirijo hacia esa pared oscura. Un telón de fondo casi amenazante. Nuestros guardias proporcionan un banco fuera de la puerta y después dejan que comience. Armado con un megáfono trato de calmar a la multitud. “La mayoría de ellos ya han permanecido 15 o más horas en autobús camino a Curahuasi” Les digo, “han dejado ir muchos hospitales del estado. ¡Nuestro hospital misionero ha alcanzado el límite!”

Por una hora entera, respondí varias preguntas. Todo el mundo quiere estar en el hospital y ser tratado, pero hemos llegado al límite de nuestra capacidad. Por un lado, puedo entender la decepción del paciente. Por otro lado, algunos de ellos sí tienen derecho a ser tratados por nosotros.

“Nunca seremos capaces de satisfacer la demanda”, digo a través del megáfono. “¡Aunque agradecemos que cada paciente que viaja de regreso a su pueblo, motiva a otros diez vecinos a venir a Curahuasi!” Uno de los protestantes dijo a viva voz que era un alto funcionario del estado de Cusco. “Usted no pertenece aquí”, le digo, “¡nuestro hospital ayuda a los pobres y no a los de clase media o alta!”

Después de una hora decido bajar de mi banco. La conversación durante mucho tiempo ha cumplido su efecto. Muchos se han dado cuenta de que un hospital de la misión por sí solo no puede remediar las debilidades de un sistema de salud disfuncional.
Sin embargo, esto es solo una bomba de tiempo. Cuando empiecen las vacaciones de verano (de Navidad a marzo) muchas más persona podrían aglomerarse en los exteriores. Tal vez, para ese entonces el hospital necesite protección policial. / KDJ

klaus-auf-der-bank-megaphon
Un intento para calmar a la gente
menschenmenge1
En las afueras del hospital, una multitud de gente espera.
voller-wartesaal-slider
Si, al menos tuviéramos diez médicos adicionales disponibles, podríamos ayudar a muchos.